Skip Navigation Archive: U.S. Department of Health and Human Services U.S. Department of Health and Human Services
Archive: Agency for Healthcare Research Quality www.ahrq.gov
Archival print banner

This information is for reference purposes only. It was current when produced and may now be outdated. Archive material is no longer maintained, and some links may not work. Persons with disabilities having difficulty accessing this information should contact us at: https://info.ahrq.gov. Let us know the nature of the problem, the Web address of what you want, and your contact information.

Please go to www.ahrq.gov for current information.

Grupo de Trabajo no encuentra suficientes pruebas de que el diagnóstico de ictericia en recién nacidos previene una enfermedad crónica más grave

Noticias en español, 28 de septiembre 2009

Task Force Finds Insufficient Evidence for Screening for Newborn Jaundice To Prevent a More Serious Chronic Condition

Según una nueva recomendación del U.S. Preventive Services Task Force, no hay suficientes pruebas para evaluar el balance entre los beneficios y perjuicios de hacer el diagnóstico de hiperbilirrubinemia a los lactantes para prevenir la encefalopatía bilirrubínica crónica. La hiperbilirrubinemia es una enfermedad que produce un alto nivel de bilirrubina en sangre, que a menudo se evidencia con un color amarillo en la piel y en los ojos (ictericia). Esta recomendación y el resumen que acompaña a las pruebas aparecerán en el número de octubre de Pediatrics.

Aproximadamente el 60% de los lactantes tienen ictericia, y generalmente desaparece sin tratamiento médico alguno. Algunos lactantes tienen más probabilidad de tener ictericia grave y niveles de bilirrubina más elevados que otros lactantes. En algunos lactantes, la hiperbilirrubinemia puede llevar a una encefalopatía bilirrubínica crónica, una enfermedad neurológica rara, pero devastadora. El daño cerebral asociado con la encefalopatía bilirrubínica crónica, o kernicterus, puede producir parálisis cerebral, problemas auditivos, anomalías en la mirada y en la visión, y problemas cognitivos. La cantidad de niños que desarrollan encefalopatía bilirrubínica crónica es desconocida y difícil de determinar.

"No hay pruebas adecuadas en cuanto a que evaluar a todos los lactantes, a tiempo completo y en el mediano plazo, para determinar niveles de bilirrubina elevada dé como resultado mejorías en la salud", dijo Ned Calonge, M.D., presidente del Grupo de Trabajo, quien también es Director Médico del Department of Public Health and Environment de Colorado. "Es necesario investigar más para comprender con qué frecuencia se produce la encefalopatía bilirrubínica crónica, sus factores de riesgo, y si los estudios de diagnóstico están asociados con una reducción en la encefalopatía bilirrubínica crónica".

Hay pruebas de que los diagnósticos que utilizan evaluación de factor de riesgo o medición de nivel de bilirrubina pueden identificar a los lactantes en peligro de desarrollar hiperbilirrubinemia, pero no se conoce aún un estudio diagnóstico que identifique, con precisión, a todos los lactantes en riesgo de desarrollar encefalopatía bilirrubínica crónica. No todos los lactantes con encefalopatía bilirrubínica crónica tienen antecedentes médicos de hiperbilirrubinemia, y no todos los lactantes que tienen niveles de bilirrubina extremadamente elevados desarrollan encefalopatía bilirrubínica crónica.

En la evaluación de los potenciales beneficios y perjuicios de diagnosticar a los lactantes para determinar si tienen hiperbilirrubinemia, el Grupo de Trabajo buscó pruebas de que el diagnóstico reduce la cantidad de nuevos casos de encefalopatía bilirrubínica crónica. Ningún estudio ha investigado directamente si el estudio diagnóstico, sea evaluación de factor de riesgo o evaluación de bilirrubina, reduce la cantidad de nuevos casos de encefalopatía bilirrubínica crónica. Las actuales pruebas de diagnóstico han evaluado la efectividad de los estudios de diagnóstico para investigar lactantes para tratamientos que apuntan a reducir los niveles elevados de bilirrubina.

El Grupo de Trabajo determinó que las pruebas que se tienen actualmente son insuficientes con relación a si el hecho de tratar a los lactantes que tienen altos niveles de bilirrubina da como resultado que menos niños desarrollan encefalopatía bilirrubínica crónica. Hay un vacío crítico en la prueba con respecto a la relación entre hacer diagnóstico a lactantes sin síntomas de hiperbilirrubinemia y el resultado directo de reducir los casos de encefalopatía bilirrubínica crónica. Cuando el Grupo de Trabajo encuentra insuficientes pruebas para hacer una recomendación, ello no indica que un médico no debería brindar un servicio, sino que faltan pruebas, y si se ofrece un servicio, los pacientes deberían entender que es incierta la relación entre beneficios y perjuicios. El Grupo de Trabajo reconoce que las decisiones clínicas o políticas implican más consideraciones que sus meras recomendaciones, y los médicos y los hacedores de políticas deberían entender que las pruebas solamente individualizan la toma de decisiones para un paciente o situación determinados.

Los médicos han hecho grandes esfuerzos para eliminar esta rara enfermedad aplicando medidas para diagnosticar los niveles elevados de bilirrubina y abordarlos de manera enérgica. El estudio diagnóstico universal para determinar la ictericia está extendido en Estados Unidos, y los médicos y padres deberían continuar trabajando juntos para decidir si hacer el diagnóstico considerando que hay tan pocas pruebas. Los médicos deben tener conciencia de que en el diagnóstico y el tratamiento resultante de hiperbilirrubinemia existen daños potenciales como pérdida de peso, problemas gastrointestinales e interrupción del vínculo madre-lactante.

El Grupo de Trabajo es el principal panel independiente de expertos en prevención y cuidados primarios. El Grupo de Trabajo, que tiene el apoyo de la Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ), realiza evaluaciones rigurosas e imparciales de las pruebas científicas para la efectividad de un amplio abanico de servicios de prevención clínica, incluso diagnósticos, asesoramiento y medicamentos preventivos. Sus recomendaciones se consideran el "patrón oro" para los servicios de prevención clínica.

Una vez que el embargo se levante a las 7:00 a.m. EDT, del 28 de septiembre, las recomendaciones y materiales para los médicos estarán disponibles en el sitio web de la AHRQ en http://www.ahrq.gov/clinic/uspstf/uspshyperb.htm. En el sitio web de AHRQ, también hay anteriores recomendaciones del Grupo de Trabajo, resúmenes de la información y material relacionado.

Utilice Twitter para recibir todas las novedades sobre la AHRQ: http://www.twitter.com/ahrqnews/

Para más información, comuníquese con la Oficina de Relaciones Públicas de AHRQ: (301) 427-1244 o (301) 427-1855

Current as of September 2009
Internet Citation: Grupo de Trabajo no encuentra suficientes pruebas de que el diagnóstico de ictericia en recién nacidos previene una enfermedad crónica más grave: Noticias en español, 28 de septiembre 2009. September 2009. Agency for Healthcare Research and Quality, Rockville, MD. http://archive.ahrq.gov/news/newsroom/noticias/2009/sphyperb.html

 

The information on this page is archived and provided for reference purposes only.

 

AHRQ Advancing Excellence in Health Care