Skip Navigation U.S. Department of Health and Human Services www.hhs.gov
Agency for Healthcare Research Quality www.ahrq.gov
Archive print banner

Sobrevivientes de ataques cardiacos que reciben seguimiento por un cardiólogo y un médico de cuidados primarios corren menos riesgos de muerte

This information is for reference purposes only. It was current when produced and may now be outdated. Archive material is no longer maintained, and some links may not work. Persons with disabilities having difficulty accessing this information should contact us at: https://info.ahrq.gov. Let us know the nature of the problem, the Web address of what you want, and your contact information.

Please go to www.ahrq.gov for current information.

Fecha: 20 de noviembre de 2002

Muchos estadounidenses sobreviven un ataque cardiaco sólo para morir poco después de salir del hospital, a causa de un segundo infarto u otro problema médico. Pero un nuevo estudio realizado por la Agencia Federal para la Investigación y Calidad de los Cuidados de Salud indica que a los pacientes cardiacos les va muy bien si continúan tratamiento con un cardiólogo, y mejor aún con un cardiólogo y un médico o interno familiar cuando salen del hospital, que sólo con un medico de cuidados primarios.

El estudio, publicado en el número de noviembre 21 de New England Journal of Medicine, muestra que los pacientes atendidos por cardiólogos en consulta externa con posterioridad a un infarto corrieron menos riesgos de morir en dos años que aquellos atendidos sólo por médicos de cuidados primarios (14.6 por ciento vs. 18.3 por ciento). Además, los pacientes que recibieron la atención de un cardiólogo y un médico de cuidados primarios corrieron menos riesgos aún de morir en dos años que los pacientes atendidos solamente por un cardiólogo (11.1 por ciento vs. 12.1 por ciento). En estas últimas dos comparaciones, los pacientes de cada grupo se igualaron para que fueran muy similares en edad, género, raza y características clínicas, mientras que los del primer cotejo estaban relativamente más enfermos y con un mayor riesgo de mortalidad.

Según el Dr.John Avanian, investigador de la Escuela de Medicina de Harvard y director del estudio, los análisis y procedimientos que los cardiólogos pueden suministrar a sus pacientes, tales como exámenes de ejercicios, angiogramas, cirugía de bypass y rehabilitación cardiaca, sumados a la experiencia de los médicos de cuidados primarios en cuanto a la atención de enfermedades crónicas comunes, pueden explicar el éxito de tal combinación.

Sin embargo, los investigadores no descubrieron ninguna evidencia de que los pacientes de cardiólogos utilizaron medicamentos cardiacos efectivos en magnitudes más significativas que en otros pacientes. En realidad, independientemente del tipo de médico que dispensó cuidados de seguimiento a los sobrevivientes de ataques cardiacos, muchos resultaron productos sin prescripción con probada efectividad, como beta-bloqueadores y medicinas para la disminución del colesterol. Por otra parte, los pacientes atendidos por cardiólogos fueron más propensos a someterse a procedimientos de diagnóstico y tratamiento más considerables como angiogramas y cirugía de bypass cardiaco, lo cual puede haber contribuido a mejores resultados.

El estudio también reveló que los pacientes menos propensos a consultar un cardiólogo como médico de seguimiento fueron aquellos aquejados por serias enfermedades crónicas como falla cardiaca congestiva, diabetes o trastornos pulmonares; así como afroamericanos, mujeres, o personas de muy avanzada edad. Los pacientes sometidos a importantes procedimientos cardiacos durante su hospitalización fueron más proclives a continuar sus consultas con un cardiólogo después de su salida del hospital.

Los investigadores examinaron datos de 1994 y 1995 acerca de los cuidados de salud a más de 35,000 ancianos sobrevivientes de ataques cardiacos durante los tres meses posteriores a ser dados de alta del hospital, o sea, el período de tiempo normal para que dichos pacientes comiencen a ver a los médicos para el seguimiento de sus casos. Los participantes, cuya cobertura consistió en un programa de pago por servicio de Medicare, residen en California, Florida, Massachusetts, Nueva York, Ohio, Pensilvania, y Tejas.

Los datos corresponden al artículo “Specialty of Ambulatory Care Physicians and Mortality Among Elderly Patients after Myocardial Infarction,” número del 21 de noviembre de New England Journal of Medicine.

Para más información, comuníquese con AHRQ Public Affairs, (301) 427-1364: Bob Isquith, (301) 427-1539 (RIsquith@ahrq.gov); Farah Englert, (301) 427-1865 (FEnglert@ahrq.gov).


 

The information on this page is archived and provided for reference purposes only.

 

AHRQ Advancing Excellence in Health Care