Skip Navigation U.S. Department of Health and Human Services www.hhs.gov
Agency for Healthcare Research Quality www.ahrq.gov
Archive print banner

Nueva medición puede prevenir que se envíe a los pacientes de neumonía demasiado pronto a casa

This information is for reference purposes only. It was current when produced and may now be outdated. Archive material is no longer maintained, and some links may not work. Persons with disabilities having difficulty accessing this information should contact us at: https://info.ahrq.gov. Let us know the nature of the problem, the Web address of what you want, and your contact information.

Please go to www.ahrq.gov for current information.

Fecha: 9 de junio de 2002

Los pacientes hospitalizados con neumonía que tienen signos vitales anormales, confusión mental o problemas con comer o beber en las 24 horas antes de que les den el alta, tienen menos probabilidades de ser capaces de reanudar sus actividades normales, y afrontan una posibilidad mayor de volver a ingresar en el hospital o de muerte, según un estudio costeado por la Agency for Healthcare Research and Quality (Dirección de Calidad e Investigación de la Atención Médica, AHRQ). El estudio se publicará en el número del 10 de junio de Archives of Internal Medicine (Archivos de Medicina Interna).

El equipo investigador, encabezado por Ethan A. Halm, M.D., M.P.H., de la Escuela de Medicina Mount Sinai, se concentró en el posible peligro de dar el alta del hospital a pacientes de neumonía "más rápido y más enfermos." Los investigadores crearon una medición simple de la gravedad de la neumonía en los pacientes que se puede usar para juzgar si para los pacientes resulta seguro que les den el alta del hospital. La medición usa información de los cinco signos vitales básicos que se revisan varias veces al día en pacientes hospitalizados (temperatura, ritmo cardíaco, presión sanguínea, ritmo respiratorio y nivel de oxígeno en la sangre), así como una evaluación del estado mental del paciente y su capacidad de comer y beber.

El doctor Halm y sus colegas hallaron que los pacientes médicamente inestables—estado que se define como tener problemas por lo menos con uno de los siete factores de la medición—tenían 30 por ciento de probabilidades más de volver a ingresar en el hospital o de muerte, y un 50 por ciento de probabilidades más de no reanudar a sus actividades habituales en un lapso de 30 días. Los investigadores hallaron que el riesgo de readmisión o de muerte era 5 veces mayor para la pequeña proporción de pacientes a los que dieron el alta con dos o más factores de inestabilidad. Usando su instrumento, Halm y sus colegas determinaron que 1 de cada 5 de los pacientes que estudiaron había recibido el alta en condiciones de "inestabilidad médica."

Los investigadores creen que las pautas de los hospitales y de los planes de seguros que acortan la estadía en el hospital deben incorporar una revisión de seguridad para medir la estabilidad clínica antes del alta, con vistas a cerciorarse de que no se envíe a los pacientes demasiado pronto a casa. El doctor Halm también propone que la medición de la estabilidad antes del alta puede usarse como un indicador de la calidad de la atención médica. También se puede usar para comparar el desempeño del proveedor y del plan de salud o para estimular actividades de mejoramiento de la calidad.

Nota a Editores: Se pueden coordinar entrevistas con el doctor Halm llamando a Debra Kaplan a Asuntos Públicos de la Escuela de Medicina Mount Sinai, (212) 659-9045.

Para mas información, comuníquese con AHRQ Public Affairs, (301) 427-1364: Karen Carp, (301) 427-1858 (KCarp@ahrq.gov) ó Farah Englert, (301) 427-1865 (FEnglert@ahrq.gov).


 

The information on this page is archived and provided for reference purposes only.

 

AHRQ Advancing Excellence in Health Care