Skip Navigation U.S. Department of Health and Human Services www.hhs.gov
Agency for Healthcare Research Quality www.ahrq.gov
Archive print banner

Nuevo informe de AHRQ acerca del tratamiento para estadounidenses extremadamente obesos revela efectividad de cirugia bariatrica

This information is for reference purposes only. It was current when produced and may now be outdated. Archive material is no longer maintained, and some links may not work. Persons with disabilities having difficulty accessing this information should contact us at: https://info.ahrq.gov. Let us know the nature of the problem, the Web address of what you want, and your contact information.

Please go to www.ahrq.gov for current information.

Fecha: 8 de octubre, 2004

Un nuevo informe difundido hoy por la agencia federal Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ, agencia adscrita al Departamento de Salud y Servicios Humanos) concluyó que la cirugía que se practica a pacientes extremadamente obesos, quienes tratan de perder peso mediante ejercicios y dietas pero fracasan, podría ser más efectiva para reducir el exceso de libras. También añadió que puede mejorar el control de enfermedades relacionadas con la obesidad, tales como la hipertensión y la diabetes. Además, las personas extremadamente obesas—con un Índice de Masa Corporal (BMI) de 40 o superior—sufren con frecuencia de severos trastornos de salud como enfermedades cardiacas, problemas músculoesqueletales y apnea del sueño, los cuales limitan sus actividades cotidianas, y ponen sus vidas en mayor riesgo.

El BMI se puede calcular dividiendo el peso en libras de una persona entre las pulgadas cuadradas, y luego multiplicarlo por 703. El sitio http://www.nhlbisupport.com/bmi/ tiene disponible una calculadora para el BMI. Por ejemplo, una persona de 5 pies 8 pulgadas de altura, y con un peso de 276 libras tendrá un BMI de 42, por lo cual será considerada como extremadamente obesa.

En los Estados Unidos, hay aproximadamente 60 millones de adultos obesos, y 9 millones extremadamente obesos. Sin embargo, un BMI de 40 o más, no es el único criterio para seleccionar a un paciente que podría beneficiarse con la operación para perder peso. De esos 9 millones de personas extremadamente obesas, sólo una mínima fracción, cerca del 1.5 por ciento, o lo que es igual, 140,000, se somete cada año a ese tipo de procedimiento quirúrgico.

Aproximadamente el 20 por ciento de las personas a las que se les ha practicado la operación experimenta complicaciones. Aunque el número de éstas suele ser menor, algunas pueden llegar a ser serias, según los autores del estudio. Entre esas complicaciones severas figuran deficiencias nutricionales, filtraciones a causa de rupturas en las secciones engrapadas del estómago, y trombosis venosa profunda. Los procedimientos laparoscópicos implican menores complicaciones en las heridas y hernias incisionales que la cirugía abdominal tradicional.

"La buena nutrición y los ejercicios son elementos claves de un estilo de vida saludable, y del logro de un peso saludable. En el caso de los adultos cuya salud está seriamente comprometida, el uso de un procedimiento quirúrgico para perder peso es una opción, pero no una solución total o cura milagrosa de la obesidad. Las conductas saludables juegan un papel vital en el control de la obesidad, incluso para aquellas personas que se hayan sometido a la cirugía", aseguró la Dra. Carolyn M. Clancy, M.D., Directora de la AHRQ.

El análisis de la evidencia científica que se utilizó como base del nuevo informe de la AHRQ descubrió datos que indican que la cirugía para perder peso, conocida también como "cirugía bariátrica", puede ser más efectiva que los medicamentos, en el caso de las personas con un BMI de 35 a 40. Sin embargo, la evidencia no es lo suficientemente consistente para llegar a conclusiones firmes con respecto a este grupo.

Además, el análisis reveló que la cirugía de desviación gástrica Roux-en-Y tiene como resultado una mayor pérdida de peso—20 libras como promedio—que la gastroplastia de ligamento vertical.

Asimismo, el estudio de AHRQ no halló evidencia suficiente para concluir con respecto a las diferencias en materia de seguridad que existe en los diferentes tipos de procedimientos quirúrgicos para perder peso, o sea: el ligamento gástrico ajustable; la gastroplastia de ligamento vertical, y la desviación biliopancreática. Menos de un 1 por ciento de los pacientes que fueron operados por cirujanos bariátricos experimentados fallecieron como consecuencia del procedimiento o de complicaciones posteriores, aunque el índice podría ser mayor en el caso de cirujanos con menos experiencia.

El análisis de evidencias también reveló que algunos medicamentos con prescripción—en particular el Orlistat y el Sibutramine, los que han sido estudiados con más profundidad—conducen a una pérdida de peso moderada, cuando se recetan conjuntamente con recomendaciones de dieta. El volumen de pérdida de peso que puede atribuirse directamente a ambos medicamentos tiene un promedio inferior a 11 libras, aunque el estudio reveló que resultados tan modestos como éstos pueden disminuir aún más si la persona padece de diabetes.

Aparentemente, ningún medicamento para perder peso es superior a otro; y, como ocurre con todas las medicinas, siempre hay efectos colaterales. Los medicamentos no han sido estudiados suficientemente como para evaluar el riesgo efectos colaterales raros. Tampoco se ha investigado con tanta profundidad como para determinar cuál es el momento óptimo para tratar la obesidad con medicamentos, ni cómo esta situación puede variar dependiendo de la edad, sexo o raza del paciente.

El análisis de evidencias también reveló que se han realizado pocas investigaciones en torno a la cirugía o el tratamiento médico de la obesidad en niños y adolescentes.

En informe será considerado, junto a otras informaciones, en la reunión del Medicare Coverage Advisory Committee (Comité Asesor de Cobertura del Medicare) correspondiente al 4 de noviembre próximo, donde se tratará el tema de los riesgos y beneficios de la cirugía bariátrica en la población de beneficiarios del Medicare.

En diciembre del 2003, el U.S. Preventive Services Task Force (Grupo Especial de Servicios Preventivos de Salud de los Estados Unidos) recomendó que los médicos deben examinar a todos los pacientes adultos para detectar casos de obesidad, e indicar o referir a los pacientes obesos a servicios de asesoría intensiva e intervenciones conductuales, para promover una pérdida de peso sustancial. El Task Force (Grupo Especial) que cuenta con el apoyo de la AHRQ, es el principal panel independiente de expertos del sector privado en la prevención y la atención primaria, y lleva a cabo evaluaciones rigurosas e imparciales de evidencia científica en una amplia gama de servicios preventivos.

El informe de evidencias fue preparado por un grupo de investigadores dirigido por el Dr. Paul G. Shekelle, M.D., Ph.D., del Southern California Evidence-based Practice Center (Centro RAND de Práctica basada en la Evidencia del sur de California) en Santa Monica, contratado por la AHRQ a través de AHRQ's Evidence-based Practice Centers Program (Programa de Centros de Práctica Basada en la Evidencia de la AHRQ). Dicho informe fue solicitado por las siguientes instituciones: American College of Physicians (Colegio Médico Americano), American Academy of Pediatrics (Academia Americana de Pediatría) y American Academy of Family Physicians (Academia Americana de Médicos de Familia). Estas u otras organizaciones, como NIH's National Heart, Lung, and Blood Institute (Instituto Nacional del Corazón, Pulmones y Sangre de los Institutos Nacionales de la Salud), contribuyeron al informe mencionado.

Un resumen del informe, titulado, Pharmacological and Surgical Treatment of Obesity, está disponible en el sitio http://www.ahrq.gov/clinic/epcsums/obesphsum.htm. Asimismo, se pueden solicitar copias impresas llamando al teléfono 1-800-358-9295 o enviando un mensaje a la dirección electrónica AHRQPubs@ahrq.hhs.gov. Además, Managing Obesity: A Clinician Aid, un documento breve producido por la AHRQ-que resume las recientes recomendaciones sobre la detección de la obesidad llevadas a cabo por U.S. Preventive Health Services Task Force Force (Grupo Especial de Servicios Preventivos de Salud de los Estados Unidos) y los principales hallazgos del informe de evidencias, están disponibles en el sitio http://www.ahrq.gov/clinic/obesaid.htm.

Para más información, comuníquese con AHRQ Public Affairs: (301) 427-1246 or (301) 427-1857.


 

The information on this page is archived and provided for reference purposes only.

 

AHRQ Advancing Excellence in Health Care