Skip Navigation U.S. Department of Health and Human Services www.hhs.gov
Agency for Healthcare Research Quality www.ahrq.gov
Archive print banner

Mejoras en atencion a depresion implican beneficios a largo plazo para afroamericanos e hispanos

This information is for reference purposes only. It was current when produced and may now be outdated. Archive material is no longer maintained, and some links may not work. Persons with disabilities having difficulty accessing this information should contact us at: https://info.ahrq.gov. Let us know the nature of the problem, the Web address of what you want, and your contact information.

Please go to www.ahrq.gov for current information.

Fecha: 5 de abril 2004

Los programas de mejoramiento de la calidad que han estimulado a los pacientes deprimidos a someterse a tratamientos estándar para ese trastorno mental (psicoterapia o medicamentos antidepresivos) y les suministraron a ellos y a sus médicos información y recursos actualizados para aumentar el acceso a tratamientos redujo los niveles de depresión entre afroamericanos e hispanos cinco años después del inicio de los programas de 6 a 12 meses. El estudio que reveló estos resultados, apoyado por el Instituto Nacional de Salud Mental y la Agencia para la Investigación y Calidad de los Cuidados de Salud (AHRQ), aparece publicado en el número correspondiente a abril de la revista Archives of General Psychiatry.

Cerca de 19 millones de estadounidenses padecen de trastornos depresivos, y el costo de los cuidados médicos y la pérdida de productividad laboral ascienden aproximadamente a $44 mil millones al año. Varios estudios han demostrado que los pacientes afroamericanos e hispanos tienden a recibir una atención de menor calidad para sus trastornos de depresión y peores resultados que los pacientes blancos no hispanos.

"La reducción de las disparidades raciales y étnicas en los cuidados de la salud es una importante prioridad en el Departamento de Salud y Servicios Humanos. El estudio muestra un método promisorio para asegurar que todos los estadounidenses reciban servicios de cuidados mentales de alta calidad y logren mejoras duraderas en los resultados de la atención de la depresión", afirmó la Dra. Carolyn M. Clancy, M.D., directora de la AHRQ.

Al inicio del programa, los pacientes fueron asignados al azar a un control de depresión estándar en consulta de cuidados primarios, o a uno de dos programas que ofreció educación al proveedor de cuidados y al paciente y atención por parte de terapeutas adiestrados en el suministro de Terapia Conductual Cognitiva, una psicoterapia efectiva en los casos de depresión (QI therapy) por parte de enfermeras especialmente adiestradas para ayudar a los pacientes a controlar sus medicamentos (QI-meds). Estos programas especiales tuvieron una duración de 6 a 12 meses. Sin embargo, bajo ambos, los pacientes pudieron optar por uno o los dos tratamientos, o ninguno de ellos, y esa decisión se dejó en manos de los pacientes y sus médicos de cabecera. En el estudio participaron cerca de 1,000 pacientes en comunidades basadas en Medicaid y consultas privadas en California, Colorado, Texas, Maryland y Minnesota.

Cuando al cabo de 4 años de concluir los programas, se evaluó a los pacientes, los investigadores descubrieron que, con relación a los cuidados estándar, los programas especiales redujeron el porcentaje general de pacientes con probables trastornos depresivos en 6.6 puntos porcentuales. El programa QI-therapy redujo el porcentaje de pacientes afroamericanos e hispanos con depresión, en comparación con aquellos que recibieron cuidados estándar, en 20.2 puntos porcentuales, pero sólo en 1.7 puntos porcentuales en el caso de los blancos no hispanos en el mismo programa, con relación a aquellos sometidos a atención estándar.

El programa QI-therapy redujo la tasa de trastornos depresivos probables en pacientes afroamericanos e hispanos al 35.6, muy cerca del índice de 34.4 por ciento de los blancos no hispanos sometidos al mismo programa. En contraste, si bien la tasa de depresión de los pacientes blancos no hispanos sometidos a cuidados estándar de la depresión también alcanzó aproximadamente un 36 por ciento al final del estudio, casi el 56 por ciento de los pacientes afroamericanos e hispanos que recibieron cuidados estándar sufrieron de depresión. Asimismo, ambos programas redujeron las necesidades no resueltas de tratamiento, o el porcentaje de pacientes aún deprimidos pero que no recibieron medicamentos ni psicoterapia 5 años más tarde.

El Dr. Kenneth Wells, M.D., que condujo el estudio, dijo: "Estos hallazgos sugieren que una menor atención pueden tener consecuencias de mayor alcance para la salud y la calidad de vida de los pacientes de cuidados primarios afroamericanos e hispanos deprimidos, quienes de otra forma correrían un gran riesgo de necesidades no resueltas de tratamiento, y deficientes resultados de salud a largo plazo". El Dr. Wells es científico principal en RAND y profesor de Psiquiatría en la Escuela de Medicina e Instituto Neuropsiquiátrico David Geffen de la Universidad de California, Los Ángeles.

La Agencia para la Investigación y Calidad de los Cuidados de Salud, que financió la fase inicial de tratamiento del estudio, también brindó su apoyo a la creación de grupos de procedimientos y recursos de adiestramiento para el programa, que están disponibles en el sitio de Internet de RAND Partners in Care: http://www.rand.org. Por su parte, el Instituto Nacional de Salud Mental apoyó la fase de la investigación que analizó los índices de depresión a largo plazo y calidad de vida relacionada con la salud mental.

Los detalles del estudio están en "Five-Year Impact of Quality Improvement for Depression: Results of a Group-Level Randomized Controlled Trial," publicado en el número de abril 2004 de Archives of General Psychiatry.

Para más información, comuníquese con AHRQ Public Affairs, (301) 427-1539 o (301) 427-1855.


 

The information on this page is archived and provided for reference purposes only.

 

AHRQ Advancing Excellence in Health Care