Skip Navigation U.S. Department of Health and Human Services www.hhs.gov
Agency for Healthcare Research Quality www.ahrq.gov
Archive print banner

AHRQ publica nuevo informe acerca de la seguridad y efectividad de los suplementos a base de melatonina

This information is for reference purposes only. It was current when produced and may now be outdated. Archive material is no longer maintained, and some links may not work. Persons with disabilities having difficulty accessing this information should contact us at: https://info.ahrq.gov. Let us know the nature of the problem, the Web address of what you want, and your contact information.

Please go to www.ahrq.gov for current information.

Fecha: 9 de diciembre, 2004

Una nueva revisión de evidencias realizada por la Agency for Healthcare Research and Quality (Agencia para la Investigación y Calidad de los Cuidados de Salud, adscrita al Departamento Federal de Salud y Servicios Humanos), reveló que los suplementos a base de melatonina, utilizados con frecuencia por personas que tienen dificultad para dormir, son seguros si se usan por un período de días o semanas, en dosis relativamente altas y en varias fórmulas. Sin embargo, la seguridad de dichos suplementos ingeridos durante meses o incluso años, es incierta. Si bien existen algunas evidencias en cuanto a los beneficios de los suplementos a base de melatonina, los autores del informe no hallaron evidencias que sugirieran beneficios limitados o inexistentes para la solución de la mayoría de los trastornos del sueño. No obstante, los científicos aseguraron que no se puede llegar a conclusiones sustanciales hasta que no se realicen investigaciones ulteriores. El informe fue solicitado y financiado por la National Center for Complementary and Alternative Medicine (Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa, o NCCAM) que forma parte del National Institutes of Health (Institutos Nacionales de Salud, adscrito al Departamento Federal de Salud y Servicios Humanos).

Los autores del informe analizaron las evidencias científicas existentes hasta la fecha, en torno a los beneficios de los suplementos a base de melatonina utilizados por pacientes con trastornos del sueño, ocasionados por alteraciones del horario de dormir, y padecimientos primarios y secundarios. Los trastornos provocados por la alteración del horario de sueño pueden surgir debido al conocido jet lag—vuelo entre regiones con horas diferentes—o el trabajo en turnos nocturnos. Por su parte, los trastornos primarios, entre los que figura el insomnio, pueden ser ocasionados por factores como la tensión o el exceso en la ingestión de café cafeinado. Finalmente, los trastornos secundarios también pueden incluir al insomnio, pero los pacientes ubicados en esta categoría suelen presentar problemas mentales subyacentes como psicosis o trastornos del estado de ánimo y ansiedad, así como condiciones neurológicas como la demencia, el mal de Parkinson, o enfermedades pulmonares crónicas.

En su estado natural, la melatonina es producida por la glándula pineal del cerebro, y su función es la regulación del ciclo del sueño. En horas nocturnas, el nivel de la hormona en sangre se eleva abruptamente, reduciendo el nivel de atención e invitando a dormir, mientras que, por el contrario, desciende en la mañana, incitando a que la persona se despierte.

Entre los problemas para los cuales los suplementos a base de melatonina ofrecen aparentemente pocos beneficios está el jet lag, o trastorno provocado por el cambio de horarios, padecido por los viajeros que se desplazan de costa a costa y los que vuelan a otras zonas geográficas, así como por las personas que trabajan en turnos nocturnos.

Sin embargo, los autores del informe hallaron evidencias suficientes como para sugerir que los suplementos a base de melatonina pueden ser efectivos cuando se utilizan a corto plazo en el tratamiento del síndrome de fase de sueño diferida en personas con trastornos primarios del sueño. En el caso de este tipo de síndrome, el "reloj biológico interno" de la persona pierde su "sincronización", debido a lo cual permanece despierta hasta altas horas de la noche, y se despierta temprano a la mañana siguiente. Pero los suplementos mencionados pueden provocar la disminución de la latencia del inicio del sueño—el tiempo que demora la persona en quedarse dormida después de acostarse—en personas que padecen trastornos primarios como el insomnio, aunque la magnitud del efecto aparentó ser limitada.

Los suplementos a base de melatonina no surtieron efecto aparente en la eficiencia del sueño en el caso de personas con trastornos primarios; y los efectos de la hormona no varían de acuerdo a la edad y tipo de trastorno primario del sueño de la persona, ni tampoco en relación con la dosis o duración del tratamiento. La eficiencia del sueño consiste en el porcentaje de tiempo en el cual la persona permanece despierta después de acostarse. Además, los suplementos no afectan aparentemente la calidad del sueño, el desvelo después del inicio del sueño, ni el tiempo total empleado en un sueño con movimientos oculares rápidos (REM, por sus siglas en inglés). Esta fase, la más importante del proceso, se caracteriza por extensos cambios fisiológicos como la respiración acelerada, el incremento en la actividad cerebral, REM, y relajación muscular.

En el caso de personas que padecen trastornos secundarios del sueño, los suplementos no tuvieron impacto en la latencia del sueño ni en los adultos, ni en los niños, independientemente de la dosis o duración del tratamiento. Por otra parte, la hormona incrementó modestamente la eficiencia del sueño, pero no lo suficiente como para ser considerada como clínicamente significativa. Los suplementos tampoco surtieron efectos en el desvelo después del inicio del sueño, ni en el porcentaje de tiempo del sueño con REM, pero sí incrementaron el tiempo total de sueño.

"Tener evidencias acerca de lo que funciona y lo que puede implicar beneficios limitados o inexistentes para el paciente, es un elemento clave de la misión de la AHRQ. Los trastornos del sueño pueden afectar la calidad de vida y el rendimiento laboral de una persona, lo cual se puede traducir en el decrecimiento de la productividad, accidentes vehiculares e industriales, e incluso errores médicos", afirmó la Dra. Carolyn M. Clancy, M.D., Directora de la AHRQ. Varios estimados muestran que al menos 40 millones de estadounidenses sufren cada año de trastornos crónicos del sueño; y otros 20 millones experimentan problemas ocasionales al respecto.

"Los datos de este informe no sólo brindan una perspectiva científica acerca de lo conocido y desconocido hasta la fecha en torno a la melatonina; sino que también suministran pistas fascinantes e importantes para futuras áreas de estudio de la melatonina, y de su uso para solucionar problemas del sueño. Este suplemento es de extremo interés para muchos estadounidenses, en su calidad de alternativa a las medicinas por receta con este propósito", agregó el Dr. Stephen E. Straus, M.D., Director del NCCAM.

El insomnio, el trastorno del sueño más común, afecta del 6 al 12 por ciento de los adultos, mientras que entre un 15 y un 25 por ciento de los niños experimentan dificultades para iniciar o mantener el sueño. Cada año, los gastos médicos ocasionados por estos trastornos ascienden a un estimado de $16 mil millones, mientras que los gastos indirectos debidos a la pérdida o afectación de la productividad laboral, accidentes, litigios resultantes y otros factores, podrían incrementar los costos totales en grandes proporciones. Por ejemplo, la National Highway Traffic Safety Administration (Administración Nacional de Seguridad del Tránsito en las Carreteras), estima que anualmente se producen cerca de 100,000 accidentes ocasionados por la fatiga del conductor a causa de la falta de sueño, la cual, por su parte, es resultado de algunos de los trastornos mencionados anteriormente. Asimismo, cada año más de 1,500 personas pierden la vida y otras 71,000 sufren heridas a consecuencia de todo lo anterior.

El informe de evidencias fue preparado por un equipo de investigadores dirigido por el Dr. Terry Klassen, M.D., Director del University of Alberta/Capital Evidence-based Practice Centre en Edmonton, y Presidente de Pediatría de la Facultad de Medicina y Estomatología de ese centro universitario. Un resumen del informe Melatonin for Treatment of Sleep Disorders está disponible en el sitio de Internet http://www.ahrq.gov/clinic/tp/melatntp.htm.

Para más información, comuníquese con AHRQ Public Affairs: (301) 427-1855 o (301) 427-1539.


 

The information on this page is archived and provided for reference purposes only.

 

AHRQ Advancing Excellence in Health Care