Skip Navigation U.S. Department of Health and Human Services www.hhs.gov
Agency for Healthcare Research Quality www.ahrq.gov
Archive print banner

Evidencia de AHRQ confirma que el aceite de pescado combate enfermedades cardiacas

This information is for reference purposes only. It was current when produced and may now be outdated. Archive material is no longer maintained, and some links may not work. Persons with disabilities having difficulty accessing this information should contact us at: https://info.ahrq.gov. Let us know the nature of the problem, the Web address of what you want, and your contact information.

Please go to www.ahrq.gov for current information.

Fecha: 22 de abril, 2004

El aceite de pescado puede contribuir a la reducción de muertes por enfermedades cardiacas, según nuevos informes de evidencia, anunciados hoy por Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ, Agencia para la Investigación y Calidad de los Cuidados de Salud). Las revisiones sistemáticas de la literatura disponible hallaron evidencias de que los ácidos grasos omega-3 de cadenas largas, esos componentes benéficos ingeridos al comer pescado o consumir un suplemento de aceite de pescado, reducen los ataques cardiacos y otros problemas relacionados con enfermedades del corazón y vasos sanguíneos en personas que ya las padecen, así como su riesgo de muerte en general. Aunque los ácidos grasos omega 3 no alteran el colesterol total, el HDL o el LDL, las evidencias sugieren que pueden reducir los niveles de triglicéridos, o sea, la grasa en la sangre que puede contribuir a las enfermedades cardiacas.

La revisión también descubrió otras evidencias indicativas de que el aceite de pescado puede contribuir ligeramente a la disminución de la presión arterial, así como el riesgo de re-bloqueo de la arteria coronaria después de una angioplastia; y puede incrementar la capacidad de ejercicio entre pacientes con obstrucción arterial, e incluso pudiera reducir el riesgo de arritmia, particularmente en personas convalecientes de un ataque cardiaco.

"Estos hallazgos ayudarán a los profesionales de cuidados de salud y al público a comprender cuáles beneficios de los ácidos grasos omega-3 han sido probados científicamente, y concentrarse en las zonas donde se necesitan evidencias adicionales. La traducción de la evidencia científica en información que puede ser utilizada para mejorar la salud y los cuidados de la misma es clave para la misión de la AHRQ", afirmó la Dra. Carolyn M. Clancy, M.D., Directora de la AHRQ.

Los informes de evidencia de los efectos saludables de los ácidos grasos omega-3 son parte de una serie llevada a cabo por los Evidence-based Practice Centers (Centros de Práctica Basada en Evidencias) patrocinados por la AHRQ, a pedido de National Institutes of Health's Office of Dietary Supplements (Oficina de Suplementos Dietéticos del Instituto Nacional de Salud), que proyecta utilizar los hallazgos en la creación de agendas de investigación acerca de esos temas. En la actualidad se están haciendo públicos cinco informes, y el año próximo se darán a conocer otros seis.

Por su parte, Paul M. Coates, Ph.D., director de Office of Dietary Supplements de NIH, dijo: "Los informes describen hallazgos positivos, así como el número de áreas donde hay datos suficientes para llegar a conclusiones acerca de la eficacia y seguridad de los ácidos grasos omega-3. La Oficina de Suplementos Dietéticos, en colaboración con otros institutos del NIH utilizarán estos informes para llevar a cabo agendas apropiadas de investigación en torno a los ácidos grasos omega-3 que puedan superar estos vacíos en el conocimiento".

Los resultados de las otras tres revisiones de evidencias de la AHRQ indican lo siguiente:

  • Los ácidos grasos omega-3 no afectan el azúcar en sangre en ayunas ni la hemoglobina glicosilada en personas que padecen diabetes tipo II diabetes, ni afectan aparentemente los niveles de insulina en el plasma o de resistencia a la insulina.
  • El ácido alfa linoleico (ALA), un a especie de ácido graso omega-3 proveniente de plantas, como las semillas de lino, la soya y las nueces, pueden contribuir a la reducción de los fallecimientos por enfermedades cardiacas, pero en un nivel mucho menor que el aceite de pescado.
  • Basados en las evidencias hasta el momento, no es posible afirmar si los ácidos grasos omega-3 contribuyen al mejoramiento de resultados respiratorios en niños y adultos asmáticos.
  • Los ácidos grasos omega-3 producen aparentemente efectos mixtos en personas con trastornos de inflamación intestinal, enfermedades renales y osteoporosis, mientras que no se detectó efecto discernible alguno en la artritis reumatoide.

Los informes de evidencias y los centros que los produjeron son los siguientes: Effects of Omega-3 Fatty Acids on Cardiovascular Disease, Effects of Omega-3 Fatty Acids on Cardiovascular Risk Factors and Intermediate Markers for Cardiovascular Disease, and Effects of Omega-3 Fatty Acids on Arrhythmogenic Mechanisms in Animal and Isolated Organ/Culture Studies (Tufts-New England Medical Center EPC, Boston); Health Effects of Omega-3 Fatty Acids on Asthma (University of Ottawa EPC, Ottawa, Ontario); Health Effects of Omega-3 Fatty Acids on Lipids and Glycemic Control in Type II Diabetes and the Metabolic Syndrome, and on Inflammatory Bowel Disease, Rheumatoid Arthritis, Renal Disease, Systemic Lupus Erythematosus, and Osteoporosis (Southern California EPC, Santa Monica).

Los resúmenes de evidencias están disponibles en el sitio de la AHRQ: http://www.ahrq.gov/clinic/epcindex.htm#dietsup, y el sitio de National Guideline Clearinghouse™: http://www.guideline.gov (seleccione "EPC reports"). También hay copias impresas gratuitas disponibles solicitándolas a AHRQ Publications Clearinghouse, llamando al teléfono1-800-358-9295 o enviando un mensaje a la dirección electrónica AHRQPubs@ahrq.hhs.gov.

Para más información, comuníquese con AHRQ Public Affairs, (301) 427-1539 o (301) 427-1246.


 

The information on this page is archived and provided for reference purposes only.

 

AHRQ Advancing Excellence in Health Care