Skip Navigation U.S. Department of Health and Human Services www.hhs.gov
Agency for Healthcare Research Quality www.ahrq.gov
Archive print banner

Grupo Especial se pronuncia en contra del uso rutinario de estrógeno para prevenir enfermedades crónicas en casos de mujeres posmenopáusicas sometidas a histerectomía

This information is for reference purposes only. It was current when produced and may now be outdated. Archive material is no longer maintained, and some links may not work. Persons with disabilities having difficulty accessing this information should contact us at: https://info.ahrq.gov. Let us know the nature of the problem, the Web address of what you want, and your contact information.

Please go to www.ahrq.gov for current information.

Fecha: Lunes 16 de mayo

El grupo U.S. Preventive Services Task Force (Grupo Especial de Servicios Preventivos de los Estados Unidos) emitió una recomendación en contra del uso rutinario de estrógeno para prevenir enfermedades crónicas como trastornos cardíacos, derrames cerebrales y osteoporosis en mujeres posmenopáusicas que hayan sido sometidas a la histerectomía. Dicha recomendación está fundamentada en evidencias recientes de la prueba clínica realizada por el National Institutes of Health's Women's Health Initiative (Iniciativa de Salud Femenina del Instituto Nacional de Salud). La nueva recomendación del Grupo Especial fue publicada en el número correspondiente al 17 de mayo del Annals of Internal Medicine.

En el año 2002, el Grupo Especial no halló evidencias suficientes para recomendar a favor o en contra del uso rutinario de estrógeno, solamente para prevenir enfermedades crónicas en casos de mujeres quienes habían concluido su etapa menopáusica, y fueron sometidas a la histerectomía. En estos momentos, después de revisar recientes hallazgos en las investigaciones de Women's Health Initiative, el Grupo Especial puntualizó que, a pesar de que el estrógeno puede tener efectos positivos, tales como la reducción del riesgo de fracturas; la terapia de hormonas no debe ser utilizada como procedimiento de rutina, pues, aparentemente, incrementa en las mujeres los riesgos de existencia de coágulos que bloquean los vasos sanguíneos (tromboembolismo venoso) y amenazan potencialmente la vida de la paciente; así como de derrames cerebrales; demencia y ligera incapacidad cognitiva. El Grupo Especial destacó además, que si bien el uso de estrógeno reduce los riesgos de fracturas, hay otros medicamentos disponibles, como los bisfosfonatos y la calcitonina, que han demostrado su efectividad en prevenir la ocurrencia de fracturas en mujeres diagnosticadas con osteoporosis. El Grupo Especial llegó a la conclusión de que, en la mayoría de las mujeres, los efectos dañinos de la terapia con estrógeno, superan cualquier beneficio con respecto a las fracturas y otras condiciones crónicas.

Además, el Grupo Especial reafirmó su recomendación previa en contra del uso rutinario de estrógeno y progestina combinados, en la prevención de las enfermedades crónicas en mujeres posmenopáusicas. Aunque la terapia de combinación puede reducir el riesgo de fracturas en mujeres que padecen de osteoporosis, y en casos de cáncer colorectal; no reportó efectos beneficiosos con respecto a los trastornos cardíacos, e incluso puede exponer a las mujeres a mayores riesgos de padecer esa condición.

Otros daños potenciales de la combinación de estrógeno y progestina consisten en mayores riesgos de cáncer de mama, tromboembolismo venoso, inflamación de la vesícula biliar, demencia y ligera incapacidad cognitiva. El Grupo Especial llegó a la conclusión de que los efectos dañinos de la combinación de estrógeno y progestina muestran propensión a superar los beneficios de prevención de enfermedades crónicas en la mayoría de las mujeres.

"Los estudios disponibles han demostrado que la terapia de sustitución hormonal no debe ser utilizada en la prevención de trastornos cardíacos, cáncer y fracturas óseas. Las mujeres deben llevar a cabo un método compartido en la toma de decisiones con sus médicos respectivos, a fin de determinar la mejor manera de prevenir estas condiciones", expresó el Dr. Ned Calonge, M.D., Presidente de la Junta Directiva del Grupo Especial.

Por su parte, la Dra. Carolyn M. Clancy, M.D. Directora de la agencia federal AHRQ, apoyó el planteamiento del Dr. Calonge, diciendo: "Estas recomendaciones amplían la base de evidencias de la cual dependen los médicos para ofrecer cuidados médicos de buena calidad, que satisfagan las necesidades de los pacientes. Las evidencias también pueden ayudar a que las mujeres estén mejor informadas, y decidan, conjuntamente con sus médicos, cuáles son las alternativas disponibles para prevenir estas enfermedades crónicas".

El Grupo Especial no analizó los efectos del estrógeno aislado, ni la combinación de estrógeno y progestina en el tratamiento de los síntomas de la menopausia, sino sólo en la prevención de enfermedades crónicas. La menopausia tiene lugar, en la mayoría de las mujeres en los Estados Unidos, entre los 41 y 59 años, aunque la producción de estrógeno y progestina por parte del organismo puede comenzar a disminuir con varios años de anticipación. La mujer menopáusica promedio cuenta con un 46 por ciento de propensión a padecer de enfermedades cardiacas durante su vida; un 20 por ciento de experimentar un derrame cerebral; un 15 por ciento de tener una fractura ósea, y un 10 por ciento de padecer de cáncer de mama.

El Grupo Especial, que cuenta con el apoyo de la AHRQ, es el principal panel independiente de expertos del sector privado en prevención y cuidados primarios. Sus recomendaciones se consideran la regla de oro de los servicios clínicos preventivos, y lleva a cabo evaluaciones rigurosas e imparciales de las evidencias científicas, en una amplia gama de servicios preventivos.

El Grupo Especial clasifica la fuerza de sus evidencias en: "A" (recomienda firmemente), "B" (recomienda), "C" (sin recomendación a favor ni en contra), "D" (recomienda en contra), o "I" (insuficientes evidencias para recomendar a favor ni en contra). El Grupo Especial recomienda en contra del uso de estrógeno sin oposición para la prevención de condiciones crónicas en mujeres posmenopáusicas que hayan sido sometidas a una histerectomía (recomendación de "D"). El Grupo Especial, además, recomienda en contra del uso rutinario de la combinación de estrógeno y progestina para la prevención de condiciones crónicas en casos de mujeres posmenopáusicas (recomendación de "D").

Las recomendaciones y materiales para los médicos estarán disponibles en el sitio Web de la AHRQ: http://www.ahrq.gov/clinic/uspstf05/ht/htpostmenrs.htm. Asimismo, se pueden solicitar recomendaciones previas del Grupo Especial, como los análisis para detectar osteoporosis, la hipertensión, el cáncer de mama, el cáncer colorectal y los trastornos con los lípidos, así como resúmenes de la evidencia y materiales relacionados; llamando al AHRQ Publications Clearinghouse, al teléfono (800) 358-9295 o enviando un mensaje electrónico a AHRQPubs@ahrq.hhs.gov. También hay información clínica disponible de AHRQ's National Guideline Clearinghouse™ en el sitio Web http://www.guideline.gov.

Para más información, comuníquese con AHRQ Public Affairs: (301) 427-1246 o (301) 427-1865.


 

The information on this page is archived and provided for reference purposes only.

 

AHRQ Advancing Excellence in Health Care