Skip Navigation U.S. Department of Health and Human Services www.hhs.gov
Agency for Healthcare Research Quality www.ahrq.gov
Archive print banner

Nuevo reporte de AHRQ revela amplia difusión de la depresión entre pacientes hospitalizados por ataques cardíacos

This information is for reference purposes only. It was current when produced and may now be outdated. Archive material is no longer maintained, and some links may not work. Persons with disabilities having difficulty accessing this information should contact us at: https://info.ahrq.gov. Let us know the nature of the problem, the Web address of what you want, and your contact information.

Please go to www.ahrq.gov for current information.

Fecha: 23 de mayo de 2005

Uno de cada cinco pacientes hospitalizados por ataques cardiacos padece de depresión severa, e incluso puede ser más propenso a necesitar atención hospitalaria nuevamente dentro de un año, y es tres veces más propenso a fallecer a causa de un ataque futuro u otros problemas del corazón que otras personas aquejadas por esa enfermedad, según un nuevo reporte de evidencias presentado por la agencia federal Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ), adscrita al Departamento Federal de Salud y Servicios Humanos.

La revisión de evidencias científicas en la cual se basa el reporte, indica que entre el 60 al 70 por ciento de las personas que sufren de depresión, cuando son hospitalizadas por un ataque cardiaco, continúan sufriendo ese trastorno mental de 1 a 4 meses o más, después de ser dadas de alta. La depresión severa tiene una duración de 2 semanas o más, y está acompañada por cinco o más síntomas—como sentimientos de tristeza, desesperación, pesimismo y pérdida general de interés en la vida—que obstaculizan la posibilidad de llevar a cabo actividades cotidianas normales.

Los científicos que realizaron la revisión también descubrieron que, durante el primer año posterior al ataque cardiaco, los pacientes aquejados de depresión severa, pueden confrontar retrasos en el regreso al trabajo, deterioro de la calidad de vida, así como de su salud física y psicológica. En relación con lo anterior, algunos estudios han demostrado que la depresión que comienza con la hospitalización del paciente, puede seguir afectando su salud psicológica y física hasta por espacio de cinco años después de ser dado de alta. Según datos nacionales hospitalarios proporcionados por AHRQ, en el año 2002 fueron dados de alta aproximadamente 765,000 estadounidenses luego de ser sometidos a tratamiento por un ataque cardiaco.

"Este reporte proporciona la evidencia científica que necesitan saber los clínicos acerca del predominio de la depresión en sobrevivientes de ataques cardiacos, cómo la misma afecta a esos pacientes, y la necesidad de tratar precozmente la enfermedad", expresó la Dra. Carolyn M. Clancy, M.D., Directora de la AHRQ.

La Academia Americana de Médicos de Familia, que encargó la revisión de evidencias, tiene en proyecto utilizar el reporte para la creación de directivas de prácticas clínicas basadas en evidencias.

Los científicos a cargo de la revisión hallaron sustanciales evidencias de que la asesoría y el uso de ciertos antidepresivos, como los inhibidores selectivos de reutilización de serotonina; son efectivos en la reducción de los síntomas de depresión en los pacientes después de un ataque cardiaco, pero no hay evidencias de que ambas terapias reduzcan la posibilidad de sufrir eventos cardiacos, o las probabilidades de fallecer a causa de los mismos.

Los revisores del centro AHRQ-supported Johns Hopkins University Evidence-Based Practice Center in Baltimore (Centro de Evidencias basadas en la práctica de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, que cuenta con el apoyo de la AHRQ), bajo la dirección del Dr. David E. Bush, M.D., y el Dr. Roy C. Ziegelstein, M.D., no pudieron llegar a conclusiones con respecto a si la frecuencia de los medicamentos con receta necesarios para el tratamiento de problemas cardiacos, o los procedimientos cardiacos, están influidos por la depresión. Sin embargo, hallaron evidencias relativamente sustanciales de que los pacientes que padecen de depresión posterior a un ataque al corazón, son menos propensos que otros sobrevivientes de ese mismo trastorno, a tomar los medicamentos como se les indica, o a seguir las instrucciones del médico para la prevención de futuros ataques al corazón, como son, por ejemplo, bajar de peso, reducir el consumo de sal, o hacer ejercicios.

Los científicos a cargo de la revisión hallaron insuficientes evidencias para evaluar adecuadamente el funcionamiento de métodos utilizados para detectar depresión en los pacientes, cuando los mismos están hospitalizados, a consecuencia de un ataque cardiaco. Sin embargo, la revisión también reveló que la mayoría de los instrumentos de medición y escalas de clasificación utilizados son lo suficientemente exactos como para identificar la depresión cuando se usan en los tres meses posteriores a la hospitalización inicial del paciente a causa de un ataque cardiaco.

Además, los científicos hicieron un llamado a la realización de investigaciones adicionales para ampliar la base de evidencias, incluyendo estudios para determinar las causas importantes de muerte entre pacientes deprimidos después de un ataque cardiaco; y si el tratamiento mejora los resultados con relación a pacientes con padecimientos cardiacos similares, que no sufren de depresión; y la definición de las medidas clínicas de depresión más relevantes durante la hospitalización inicial por ataque al corazón.

Los detalles correspondientes al reporte están plasmados en Evidence Report on Post-Myocardial Infarction Depression. El reporte está disponible en su totalidad en el sitio Web http://www.ahrq.gov/clinic/tp/mideptp.htm. También hay copias impresas disponibles, llamando a AHRQ's Publications Clearinghouse al teléfono (800) 358-9295 o enviando un mensaje a la dirección electrónica AHRQPubs@ahrq.hhs.gov.

AHRQ conduce y patrocina una amplia gama de estudios concebidos para hallar la mejor evidencia científica de lo que funciona y lo que no funciona. Esta investigación fue realizada por uno de los 13 Evidence-based Practice Centers (Centros de práctica basada en la evidencia) de la AHRQ, que revisan toda la literatura científica relevante acerca de temas clínicos, conductuales, de organización y finanzas, para la producción de reportes de evidencia y evaluaciones de tecnología. Estos reportes se utilizan para informar y desarrollar decisiones de cobertura, medidas de calidad, materiales y herramientas educacionales, directivas y agendas de investigación.

Para más información, comuníquese con AHRQ Public Affairs: (301) 427-1539 o (301) 427-1865.


 

The information on this page is archived and provided for reference purposes only.

 

AHRQ Advancing Excellence in Health Care