Skip Navigation U.S. Department of Health and Human Services www.hhs.gov
Agency for Healthcare Research Quality www.ahrq.gov
Archive print banner

Nuevo informe de AHRQ reporta que la depresión predomina en las mujeres durante el embarazo pero casi siempre queda sin detectarse

This information is for reference purposes only. It was current when produced and may now be outdated. Archive material is no longer maintained, and some links may not work. Persons with disabilities having difficulty accessing this information should contact us at: https://info.ahrq.gov. Let us know the nature of the problem, the Web address of what you want, and your contact information.

Please go to www.ahrq.gov for current information.

Fecha: 6 de mayo de 2005

Un nuevo informe de evidencia de la agencia federal Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ), parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS, por sus siglas en inglés), afirma que la depresión es tan común en las mujeres durante el embarazo, como lo es después del parto. Los proveedores de salud y los pacientes pueden fallar en reconocer la depresión durante el embarazo, ya que los síntomas de depresión, tales como cansancio, problemas para dormir, cambios emocionales y aumento de peso, también pueden ocurrir con el embarazo.

De acuerdo al informe, aproximadamente 1 de cada 20 mujeres estadounidenses embarazadas o que han dado a luz en los últimos 12 meses están sufriendo de depresión mayor. Cuando los episodios de depresión mayor y menor se combinan, hasta un 13 por ciento de las mujeres experimentan depresión. El informe define la depresión perinatal, como la que ocurre durante el embarazo y puede que continúe hasta 12 meses después del parto.

La depresión mayor dura 2 semanas o más y viene acompañada de cinco o más síntomas que pueden perjudicar substancialmente la habilidad de la persona para llevar a cabo de forma normal y completa las actividades diarias. La depresión menor es perjudicial, pero menos severa que la depresión mayor y viene acompañada de menos síntomas.

"Este informe debe servir como una llamada de alerta para los proveedores de salud, así como también para las mujeres y sus familias", dijo la Directora de AHRQ, Carolyn Clancy, M.D. "La creencia de que la depresión en las mujeres es mayormente un problema del parto es un mito que parte del hecho de que la depresión posparto se ha estudiado más a fondo. La detección ampliada de la depresión por parte de los médicos de cabecera y ginecólogos obstetras puede ayudar a mejorar la calidad en la atención de la mujer".

El nuevo informe de evidencias de AHRQ fue solicitado por el Grupo de Trabajo para la Maternidad Segura (Safe Motherhood Working Group), una coalición de agencias del HHS que incluye los Centros para el Control de Enfermedad y Prevención (Centers for Disease Control and Prevention), los Recursos de Salud y Administración de Servicios (Health Resources and Services Administration), el Instituto Nacional para la Salud Mental (National Institute on Mental Health), los Servicios de Administración para el Abuso de Sustancias y la Salud Mental (Substance Abuse and Mental Health Services Administration), el Instituto Nacional para el Abuso de Drogas (National Institute on Drug Abuse), la Oficina de HHS para la Salud de la Mujer (HHS Office on Women's Health), la Oficina de Investigación para la Salud de la Mujer del NIH (NIH Office of Research on Women's Health), el Instituto Nacional para la Salud Infantil y Desarrollo Humano (National Institute of Child Health and Human Development), la Oficina para la Salud de la Mujer y el Centro para la Evaluación e Investigación de Drogas de la Administración para Alimentos y Drogas (Food and Drug Administration's Office of Women's Health and Center for Drug Evaluation and Research ) y AHRQ. El Grupo de Trabajo para la Maternidad Segura trabaja para mejorar la salud de la mujer antes, durante y después del embarazo, reduciendo así las enfermedades y muertes.

Los factores que contribuyen a la depresión durante y después del embarazo, incluyen historia familiar o personal de depresión o abuso de sustancias, ansiedad por el bebé que va a nacer, problemas con embarazos o partos anteriores, y problemas matrimoniales o económicos. Factores adicionales que contribuyen a la depresión después del parto, pueden incluir un cambio drástico en el nivel de hormonas, sentirse cansada o no dormir lo suficiente, dudas acerca de ser una buena madre, y cambios en el trabajo y las rutinas domésticas.

De acuerdo al informe, la evidencia demuestra que la psicoterapia y/o los antidepresivos pueden ser tratamientos efectivos para las mujeres que presentan depresión perinatal. Actualmente, existe sólo un número limitado de estudios de alta calidad que apoyen lo que afirma el tratamiento. El informe sugiere que las mujeres que están embarazadas o dando de pecho hablen con sus médicos acerca de las ventajas y riesgos de tomar antidepresivos.

La revisión de la evidencia también examinó la exactitud de los instrumentos de detección. A pesar de que existen investigaciones limitadas en este tema, la evidencia disponible sugiere que los instrumentos de detección pueden identificar la depresión perinatal, pero son más precisos en detectar la depresión mayor. Los instrumentos de detección detectan la depresión en mujeres embarazadas y posparto, tan bien como lo hacen los instrumentos para detectar la depresión en la población general y en ambientes de medicina general. Ya sea que se utilicen para depresión mayor o menor, las pruebas son relativamente precisas en identificar a las mujeres que no tienen depresión, pero son menos precisos en identificar a las que si la presentan.

Debido al número limitado de estudios disponibles, los autores del informe no pudieron determinar si las pruebas de detección en última instancia mejoran los resultados del paciente. Sin embargo, la investigación disponible, sugiere que si se brinda apoyo psicosocial a las mujeres embarazadas y posparto, que padecen de depresión, se pueden disminuir los síntomas.

"Hay una falta de investigación en el área de depresión perinatal", puntualizó Wanda Jones, Dr. P.H., Subdirectora de la Secretaría de Salud del HHS (Salud para la Mujer) y presidenta del Grupo de Trabajo para la Maternidad Segura. AHRQ y el Grupo de Trabajo para la Maternidad Segura planean coauspiciar investigación adicional sobre la administración de la depresión perinatal posteriormente este año.

La revisión de evidencias fue llevada a cabo por RTI Internacional del Centro de Prácticas Basadas en la Evidencia (Evidence-based Practice Center) de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill y Raleigh bajo la dirección de Bradley N. Gaynes, M.D., profesor adjunto de psiquiatría en la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte, y Norma I. Gavin, Ph.D., investigadora y economista principal del Centro de Prácticas Basadas en la Evidencia. Los investigadores hicieron un llamado a estudios futuros con muestras más grandes y con más mujeres de grupos minoritarios, así como también con mujeres de ingresos más bajos.

Más detalles en Perinatal Depression: Prevalence, Screening Accuracy, and Screening Outcomes. El informe completo está disponible en http://www.ahrq.gov/clinic/tp/perideptp.htm. Puede solicitar copias impresas llamando al Publications Clearinghouse de AHRQ al 1-800-358-9295 o enviando un correo electrónico a AHRQPubs@ahrq.hhs.gov.

Para más información, comuníquese con AHRQ Public Affairs: (301) 427-1539 o (301) 427-1858.


 

The information on this page is archived and provided for reference purposes only.

 

AHRQ Advancing Excellence in Health Care