Skip Navigation U.S. Department of Health and Human Services www.hhs.gov
Agency for Healthcare Research Quality www.ahrq.gov
Archive print banner

Estudio de AHRQ revela que las cirugías bariàtricas se han cuadruplicado en los últimos cinco años

This information is for reference purposes only. It was current when produced and may now be outdated. Archive material is no longer maintained, and some links may not work. Persons with disabilities having difficulty accessing this information should contact us at: https://info.ahrq.gov. Let us know the nature of the problem, the Web address of what you want, and your contact information.

Please go to www.ahrq.gov for current information.

Fecha: 12 de julio de 2005

La cifra de estadounidenses que se han sometido a cirugías para bajar de peso se ha cuadruplicado e incrementado más aún en el período comprendido entre 1998 y el 2002: de 13,386 a 71,733. Parte de ese crecimiento se debe a un aumento del 900 por ciento en las operaciones a pacientes con edades entre 55 y 64 años, según un nuevo estudio realizado por la agencia federal Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ), adscrita al Departamento de Salud y Servicios Humanos. El estudio aparece en el número correspondiente al 12 de julio de la revista Health Affairs.

Durante el mismo período estudiado, los costos hospitalarios por concepto de tratamiento a pacientes sometidos a operaciones de pérdida de peso, se incrementó más de seis veces-de $157 a $948 millones anuales-mientras que el costo promedio por intervención aumentó en un 13 por ciento, de $11,705 a $13,215.

Para ser elegible para una operación de pérdida de peso, conocida técnicamente como cirugía bariátrica, el paciente debe tener un Índice de Masa Corporal (BMI, en inglés) superior a 40 (o mayor de 35, agravado por serias complicaciones relacionadas con la obesidad, como la diabetes Tipo 2, o la apnea obstructiva del sueño). Este año, aproximadamente 395,000 estadounidenses con edades entre los 65 y 69 años serán elegibles para realizarse una cirugía bariátrica, cifra que podría aumentar hasta en un 20 por ciento (475,000) en el año 2010, lo cual traería consigo significativas implicaciones de costos para el programa del Medicare, según puntualizan los autores del estudio.

Los investigadores estiman que la demanda futura de cirugías bariátricas podría aumentar aún más drásticamente, en la medida que disminuyan las preocupaciones de seguridad. Hasta la fecha, sólo una mínima fracción de las personas médicamente elegibles para realizarse esa operación se ha sometido a la misma. Por ejemplo, en el año 2002, sólo el 0.6 por ciento, entre un estimado de 11.5 millones de pacientes mórbidamente obesos, se sometió a la cirugía bariátrica. Mientras tanto, los índices de mortalidad hospitalaria total entre los pacientes a quienes se les practicó la intervención, descendieron en un 64 por ciento, de 0.89 a un 0.32% entre 1998 y el 2002. A pesar de la disminución general, la tasa de mortalidad masculina, que descendió del 2.76 al 0.79 por ciento, resultó aún tres veces más alta que la de las mujeres, que fue sólo del 0.24 por ciento.

"Este estudio demuestra claramente otro lado del desafío que la epidemia de obesidad en los Estados Unidos implica para el sistema de cuidados de salud de la nación. En ausencia de medios más efectivos para la prevención de la obesidad, la demanda de cirugía y sus costos seguirán incrementándose. Estos resultados proporcionan valiosos estimados nacionales para el presente y futuro de Medicare, el Medicaid, y los planes privados de salud", expresó la Dra. Carolyn M. Clancy, M.D., Directora de AHRQ. Asimismo, los autores del estudio indicaron que el uso y costos futuros de los medicamentos para bajar de peso también podrían incrementarse significativamente. Si bien el 63 por ciento de los estadounidenses resultó médicamente elegible para la prescripción de ese tipo de medicamentos en el año 2002, se les recetaron a menos del 2.4 por ciento. El gasto promedio en medicamentos para bajar de peso ese año fue de $304 por paciente. De esa suma, los planes de salud pagaron tres cuartas partes del costo, y el resto fue abonado por los pacientes.

Según William E. Encinosa, Ph.D., autor principal del estudio, los medicamentos más efectivos que se encuentran en proceso de desarrollo, destinados a bloquear los deseos incesantes de comer o el apetito, tendrían mayor propensión a incrementar la demanda de medicinas para perder peso.

Los autores fundamentaron sus estimados en datos provenientes de la Nationwide Inpatient Sample (Muestra Nacional de Pacientes Hospitalizados), base de datos del Healthcare Cost and Utilization Project (Proyecto de Costo y Utilización de los Cuidados de Salud) patrocinado por AHRQ, en asociación con organizaciones de estadísticas en 37 estados. El Nationwide Inpatient Sample es la mayor base de datos de todos los pagadores de cuidados a pacientes hospitalizados en los Estados Unidos, de donde se derivan los estimados nacionales de atención a ese tipo de pacientes. Los datos utilizados también proceden de Medstat 2002 MarketScan Commercial Claims and Encounter Database. La base de datos MarketScan contiene reclamos por concepto de cuidados a pacientes hospitalizados, cuidados ambulatorios y medicamentos por receta, para asegurados menores de 65 años suscritos a planes de beneficios patrocinados por empleadores, en 45 compañías relevantes de todos los Estados Unidos.

Para más detalles, lea el informe titulado "Use and Costs of Bariatric Surgery and Prescription Weight-Loss Medications" (Uso y costos de la cirugía bariátrica y los medicamentos para bajar de peso) publicado en el número correspondiente al 12 de julio de la revista Health Affairs.

Para más información, comuníquese con AHRQ Public Affairs: (301) 427-1539 o (301) 427-1865.


 

The information on this page is archived and provided for reference purposes only.

 

AHRQ Advancing Excellence in Health Care