Skip Navigation U.S. Department of Health and Human Services www.hhs.gov
Agency for Healthcare Research Quality www.ahrq.gov
Archive print banner

El riesgo de muerte o ataque cardíaco con endoprótesis liberadoras de fármaco parece ser menor con el uso prolongado de tratamiento anticoagulante

This information is for reference purposes only. It was current when produced and may now be outdated. Archive material is no longer maintained, and some links may not work. Persons with disabilities having difficulty accessing this information should contact us at: https://info.ahrq.gov. Let us know the nature of the problem, the Web address of what you want, and your contact information.

Please go to www.ahrq.gov for current information.

Fecha: 6 de Diciembre

Los pacientes que reciben endoprótesis (stents) liberadoras de fármaco para abrir las arterias del corazón pueden disminuir su riesgo de ataque cardíaco o muerte tomando un medicamento antiplaquetario por un período más extendido que el que indican las recomendaciones actuales, según un estudio financiado por la Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ), y publicado hoy en la versión en línea de JAMA.

La droga, clopidogrel, es un medicamento anticoagulante cuya administración, en la actualidad, se recomienda durante 3 a 6 meses luego de la colocación de endoprótesis liberadoras de fármaco. Pero el nuevo estudio observacional, realizado por el Centro de Investigaciones DEcIDE de AHRQ en Duke University, indica que el fármaco reduce los riesgos de ataque cardíaco o muerte al menos en dos años, en algunos pacientes.

"Este estudio sugiere que los pacientes y sus médicos deberían considerar ampliar el período de utilización de esta terapia mientras monitorean sus efectos muy atentamente", dijo Carolyn M. Clancy, M.D., Directora de AHRQ. "Las posteriores investigaciones nos ayudarán a entender en detalle el equilibrio entre riegos y beneficios del uso prolongado de terapia antiplaquetaria en personas que tienen endoprótesis liberadoras de fármaco".

Las endoprótesis coronarias son tubos de malla de acero inoxidable, que despejan las arterias taponadas. Los médicos las insertan durante una angioplastia; luego, se guía un catéter desde la ingle hasta el corazón, se infla un pequeño globo en la arteria reducida y se deja la endoprótesis colocada para mantener la apertura de la arteria. Las endoprótesis cardíacas normalmente tienen una longitud aproximada de tres cuartos de pulgada y un diámetro de un décimo de pulgada.

La colocación de endoprótesis es una estrategia común para pacientes cuyas arterias coronarias están reducidas por depósitos de grasa. En 2004, aproximadamente 542,000 pacientes fueron dados de alta de los hospitales luego de que se les colocaran endoprótesis liberadoras de fármaco. A pesar de los avances médicos, las enfermedades cardíacas continúan siendo la principal causa de muerte en Estados Unidos, cobrándose unas 700,000 vidas por año.

Las primeras endoprótesis aprobadas en 1994 eran de metal sin revestimiento, pero las endoprótesis actuales están a menudo recubiertas con una fina capa de fármaco que inhibe el crecimiento de tejido cicatricial que puede causar la repetición del bloqueo. El medicamento en estas endoprótesis liberadoras de fármaco también puede retrasar el proceso de cicatrización que sigue a la colocación de la endoprótesis. Por eso es que los médicos prescriben clopidogrel que ayuda a prevenir la coagulación durante el período prolongado de cicatrización.

Todavía se desconoce el tiempo exacto durante el que podría necesitarse el clopidogrel. La droga, que minimiza la coagulación impidiendo que las placas sanguíneas se adhieran unas con otras, es recomendada en la actualidad por la Food and Drug Administration (FDA) durante períodos de 3 a 6 meses para las endoprótesis liberadoras de fármaco, según quién sea el fabricante de la endoprótesis.

El estudio de Duke incluyó 4,666 pacientes que recibieron endoprótesis liberadoras de fármaco o endoprótesis de metal sin revestimiento, durante un período de 5 años. Entre estos, 3,609 fueron categorizados como "sin episodios", es decir que: no fallecieron, no tuvieron ataques cardíacos, no fueron sometidos a procedimientos adicionales para abrir las arterias coronarias, durante al menos 6 meses luego de la colocación de la endoprótesis. Los investigadores luego revisaron el uso de clopidogrel de esos pacientes y su estado de salud a lo largo del mes de septiembre de 2006. Las conclusiones del estudio son:

  • Entre los pacientes con endoprótesis liberadora de fármaco que estuvieron libres de episodios a los 6 meses, quienes informaron el uso de clopidogrel tuvieron muchísima menos probabilidad de morir durante los 18 meses posteriores que quienes no usaron el fármaco (una tasa de muerte de 2 por ciento contra una tasa de 5.3 por ciento). Esos pacientes tenían, además, menos probabilidad de morir o de tener un ataque cardíaco (3.1 por ciento comparado con 7.2 por ciento).
  • Entre los pacientes que no habían tenido episodios durante un año completo, los que informaron usar clopidogrel a los 12 meses tenían, de la misma manera, menos probabilidad de morir que quienes no tomaban clopidogrel durante los siguientes 12 meses (0 por ciento comparado con 3.5 por ciento), y menos probabilidad de morir o de tener un ataque cardíaco (0 por ciento comparado con 4.5 por ciento).

El estudio también incluyó pacientes que recibieron endoprótesis de metal sin revestimiento. En esos pacientes, el uso de clopidogrel no tuvo un impacto significativo sobre los riesgos de muerte o ataque cardíaco, en ninguno de los análisis.

Mientras que el estudio de Duke sugiere enfáticamente que los pacientes con endoprótesis liberadora de fármaco deberían recibir clopidogrel durante un período de tiempo mayor al de las recomendaciones actuales, se necesita un ensayo controlado aleatorizado para confirmar estos resultados, indicaron los investigadores. Además, agregaron, se necesitan más estudios para evaluar la relación entre la terapia de clopidogrel a largo plazo y sus riesgos de efectos colaterales adversos, por ejemplo, hemorragias.

Como cualquier otra droga, clopidogrel conlleva riesgos, y el estudio no evaluó las implicaciones del uso de clopidogrel a largo plazo. Se debe consultar con un médico antes de hacer cambios en un régimen farmacológico. Clopidogrel puede causar cansancio excesivo, jaquecas, mareo, problemas estomacales o dolor estomacal, diarrea y estreñimiento. Clopidogrel evita que la sangre se coagule, por lo que los pacientes pueden experimentar hemorragias nasales o hemorragias prolongadas luego de una lesión.

La FDA, que ahora está evaluando sus datos sobre endoprótesis liberadoras de fármacos, explorará aspectos relacionados con la seguridad en la reunión que los días 7 y 8 de diciembre realizará el Advisory Panel on Circulatory Systems Devices de la FDA. En esa reunión, se presentarán los resultados del estudio de Duke sobre clopidogrel.

El estudio de Duke tuvo la financiación del programa Effective Health Care (EHC) de AHRQ. El programa EHC, autorizado por la Ley de Medicamentos Recetados, Mejoras y Modernización de Medicare, desarrolla evidencia científica no sesgada sobre la efectividad de las intervenciones médicas. Los investigadores de Duke son uno de los 13 equipos a nivel nacional que son parte de la red DEcIDE (Developing Evidence to Inform Decisions about Effectiveness) de AHRQ, que es parte del EHC. La red realiza nuevas investigaciones para ayudar a los pacientes, proveedores de salud, y otros a tomar decisiones sobre la efectividad y seguridad de las opciones de tratamiento. Para más información sobre DEcIDE y el programa EHC, vaya a http://www.effectivehealthcare.ahrq.gov.

Para más información, comuníquese con AHRQ Public Affairs: (301) 427-1855 o (301) 427-1998.


 

The information on this page is archived and provided for reference purposes only.

 

AHRQ Advancing Excellence in Health Care