Skip Navigation U.S. Department of Health and Human Services www.hhs.gov
Agency for Healthcare Research Quality www.ahrq.gov
Archive print banner

La cirugía presenta más probabilidades de aliviar el dolor que la angioplastia en pacientes con enfermedad de la arteria coronaria

This information is for reference purposes only. It was current when produced and may now be outdated. Archive material is no longer maintained, and some links may not work. Persons with disabilities having difficulty accessing this information should contact us at: https://info.ahrq.gov. Let us know the nature of the problem, the Web address of what you want, and your contact information.

Please go to www.ahrq.gov for current information.

Fecha: 16 de octubre, 2007

Los pacientes con enfermedad en el rango medio de la arteria coronaria tienen más posibilidades de recibir alivio de la dolorosa angina y menos posibilidad de que se repita el procedimiento si se los somete a una operación de bypass en lugar de angioplastia con globo—con o sin stent—según un nuevo informe de la Agency for Healthcare Research and Quality (Agencia para la investigación y calidad de la asistencia médica), que es parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU.

El análisis sacó los datos de 23 ensayos clínicos controlados aleatorizados que compararon tratamientos para pacientes con enfermedad de la arteria coronaria de rango medio tratable con angioplastia o con cirugía de bypass. Según lo define el informe, la enfermedad de rango medio puede ocurrir de tres modos: un bloqueo sencillo de la vital arteria descendente izquierda anterior, bloqueo de dos arterias, o algunas formas de bloqueo menos grave de tres arterias.

El informe también determinó que para la enfermedad de rango medio de la arteria coronaria, los pacientes de cirugía de bypass y angioplastia tienen aproximadamente las mismas tasas de supervivencia y similares cantidades de ataques cardíacos, pero que la cirugía de bypass presenta un riesgo levemente mayor de ictus dentro de los 30 días del procedimiento. Un resumen del informe se publica hoy en la versión en línea de Annals of Internal Medicine.

"Elegir un tratamiento para la enfermedad coronaria siempre ha sido un desafío difícil", dijo Carolyn M. Clancy, M.D., Directora de AHRQ. "Pero este nuevo informe basado en evidencias brinda referencia vital para ayudar a médicos, pacientes y sus familias a tomar la mejor decisión posible".

La enfermedad de la arteria coronaria, un tipo común de enfermedad cardíaca, afecta a casi 15 millones de estadounidenses y es la principal causa de muerte de hombres y mujeres. Ocurre cuando el colesterol y el tejido fibroso taponan las arterias que llevan sangre al corazón. Cuando las arterias se angostan, el flujo sanguíneo disminuido puede privar al músculo cardíaco de oxígeno y nutrientes. Cuando la provisión de sangre al músculo cardíaco es insuficiente durante el ejercicio o debido al estrés, se produce un dolor en el pecho intenso y potencialmente discapacitante, llamado angina. Si se detiene el flujo sanguíneo a través de una arteria coronaria, puede producirse un ataque cardíaco (muerte de una pequeña parte del músculo cardíaco).

En casos donde la terapia medicamentosa no alivia adecuadamente los síntomas, los pacientes tienen dos alternativas: En la cirugía de bypass, los cirujanos utilizan un vaso sanguíneo que se obtiene del tórax, pierna o brazo para redireccionar el flujo sanguíneo pasando por alto las arterias coronarias taponadas. En la angioplastia, se utiliza un catéter para inflar un globo dentro de la arteria achicada por las plaquetas. Generalmente se inserta un tubo malla llamado stent para mantener abierta la arteria. Para muchos pacientes, la mejor elección de tratamiento es clara. Quienes tienen una enfermedad más extendida que limita el flujo sanguíneo en varias arterias, se utiliza, normalmente la cirugía de bypass. Para quienes tienen una enfermedad menos extendida, la elección común es una angioplastia menos invasiva. El nuevo estudio federal, financiado por el programa Effective Health Care de AHRQ y finalizado por el Evidence-based Practice Center de Stanford-UCSF de la Agencia, comparó los resultados y los riesgos de los procedimientos en pacientes con enfermedad de rango medio de la arteria coronaria, donde cualquier procedimiento podría haber sido elegido. Entre las conclusiones:

  • Las probabilidades de sobrevivir a cualquiera de los procedimientos son altas: aproximadamente 98.5 por ciento de los pacientes superan los 30 días tanto en cirugía de bypass como angioplastia (con o sin stent).
  • Las tasas de supervivencia a largo plazo pueden ser comparables. Aproximadamente el 96 por ciento de los pacientes vive al menos 1 año luego de ambos procedimientos. Aproximadamente 90 por ciento vive 5 años o más. Se necesita más investigación para aclarar los beneficios de la supervivencia para pacientes que están en cualquiera de los extremos del espectro de medio rango.
  • Aproximadamente el 84 por ciento de los pacientes que se someten a cirugía de bypass se liberan de dolor de angina 1 año luego del procedimiento, en comparación con aproximadamente un 75 por ciento de los pacientes que reciben angioplastia. La diferencia se achica, pero sigue siendo significativa 5 años luego del tratamiento.
  • Aproximadamente el 4 por ciento de los pacientes con cirugía de bypass son sometidos a un procedimiento repetido en un año, y un 10 dentro de los 5 años. La necesidad es mucho mayor entre pacientes que reciben angioplastia—24 por ciento más a 1 año y 33 por ciento más a los 5 años.
  • Aproximadamente el 0.6 por ciento de los pacientes que reciben bypass tienen un ictus durante los primeros 30 días luego del procedimiento en comparación con los pacientes que reciben angioplastia.
  • Los estudios que midieron la calidad de vida de los pacientes entre 6 meses y 3 años luego de los procedimientos determinaron muchas más mejoras en los pacientes con cirugía de bypass que en los pacientes de angioplastia con globo. La diferencia, que se iguala luego de los 3 años, se atribuyó al alivio de la angina.

El nuevo informe, Comparative Effectiveness of Percutaneous Coronary Interventions and Coronary Artery Bypass Grafting for Coronary Artery Disease, es el último análisis del programa Effective Health Care de AHRQ. Ese programa compara los tratamientos alternativos para enfermedades importantes y da a conocer los hallazgos. El objetivo es ayudar a los pacientes, doctores, enfermeras y otras personas involucradas a elegir los tratamientos más efectivos. Más información sobre el programa y otros informes se puede encontrar en http://www.effectivehealthcare.ahrq.gov.

Para más información, comuníquese con Asuntos Públicos de AHRQ: (301) 427-1998 o (301) 427-1855.


 

The information on this page is archived and provided for reference purposes only.

 

AHRQ Advancing Excellence in Health Care