Skip Navigation U.S. Department of Health and Human Services www.hhs.gov
Agency for Healthcare Research Quality www.ahrq.gov
Archive print banner

Muchos medicamentos para la osteoporosis previenen fracturas, pero ninguno es comprobadamente mejor

This information is for reference purposes only. It was current when produced and may now be outdated. Archive material is no longer maintained, and some links may not work. Persons with disabilities having difficulty accessing this information should contact us at: https://info.ahrq.gov. Let us know the nature of the problem, the Web address of what you want, and your contact information.

Please go to www.ahrq.gov for current information.

Fecha: 17 de Diciembre de 2007

Según un nuevo informe financiado por la Agency for Healthcare Research and Quality (Agencia para la Investigación y Calidad de los Servicios de Salud; AHRQ, según sus siglas en inglés), parte del U.S. Department of Health and Human Services (Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos), muchos medicamentos reducen el riesgo de fracturas de huesos en las personas con osteoporosis, pero los fármacos más usados—bisfosfonatos—no han demostrado ser más eficaces que las alternativas.

El informe de la AHRQ compara la eficacia y los riesgos de seis bisfosfonatos: alendronato (comercializado como Fosamax), etidronato (Didronel), ibandronato (Boniva), pamidronato (Aredia), risedronato (Actonel) y ácido zoledrónico (Zometa). El informe también examina el estrógeno, la calcitonina (una hormona fabricada por el hombre), el calcio, la vitamina D, la testosterona, la hormona paratiroidea y los moduladores selectivos de los receptores de estrógenos (SERM).

Según el informe, no existen suficientes evidencias científicas que permitan establecer si los bisfosfonatos son mejores para prevenir fracturas que el estrógeno, la calcitonina o el raloxifeno. Sin embargo, algunos agentes, tales como el estrógeno y el raloxifeno (un SERM), pueden tener efectos colaterales graves, como accidentes cerebrovasculares, coágulos de sangre en los pulmones o hemorragias en el útero.

Por su parte, la eficacia del calcio y la vitamina D pueden variar según la dosis, la frecuencia de toma y si el paciente que los está tomando está en alto riesgo de una fractura. Hay limitadas evidencias que permitan comparar los suplementos con otras terapias para la prevención de fracturas.

El informe también revela que muchos pacientes de osteoporosis dejan de tomar su medicación según la prescripción. Algunos lo hacen porque no experimentan síntomas de osteoporosis. Otros, por los efectos colaterales de la medicación o porque las dosis son demasiado frecuentes. Este resultado se verificó también con suplementos tales como el calcio. No tomar los medicamentos según lo prescripto aumenta las posibilidades de fracturas de huesos. Los pacientes que toman bisfosfonatos en formulaciones semanales, en vez de diarias, tienen más posibilidades de seguir las prescripciones. El lunes se publicará en línea en los Annals of Internal Medicine un artículo basado en el informe.

"Cuanto más tiempo vivan más estadounidenses, mayor será el impacto de la osteoporosis sobre la salud y la calidad de vida", declaró la Dra. Carolyn M. Clancy, MD, directora de AHRQ. "Este informe ayudará a los proveedores de atención médica y a los pacientes a comprender lo que realmente sabemos—y lo que no sabemos—acerca del conjunto de tratamientos disponibles".

La osteoporosis es una enfermedad ósea que afecta a unos 44 millones de estadounidenses, especialmente mujeres que han terminado la menopausia. Se produce cuando el tejido deteriorado reduce la densidad ósea en la médula espinal, la cadera y otras zonas. Algunas personas que sufren la enfermedad tienen fracturas de huesos, quedan discapacitadas o experimentan dolor crónico. En términos generales, alrededor de la mitad de las mujeres de 50 años o más sufrirán una fractura ósea relacionada con osteoporosis en su vida. Alrededor del 25% de las que se fracturen la cadera morirán en el lapso de un año.

Los bisfosfonatos, los medicamentos más comunes para la osteoporosis, son drogas no hormonales que se adhieren al hueso para protegerlo de la descomposición del tejido. El análisis de la AHRQ halló que cinco bisfosfonatos—alendronato, etidronato, ibandronato, risedronato y ácido zoledrónico—más la calcitonina, la hormona paratiroidea, el estrógeno y el raloxifeno previenen fracturas de la columna vertebral. Las evidencias también demostraron que el alendronato, el risedronato y el ácido zoledrónico, así como también el estrógeno y la hormona paratiroidea, previenen las fracturas de cadera y otras no espinales.

Sin embargo, las comparaciones directas no han demostrado que los bisfosfonatos sean superiores a otras terapias en la prevención de fracturas óseas. Ningún bisfosfonato individual ha demostrado mayor eficacia de ese tipo.

El informe de la AHRQ, Comparative Effectiveness of Treatments To Prevent Fractures in Men and Women With Low Bone Density or Osteoporosis (Eficacia comparativa de los tratamientos para prevenir fracturas en hombres y mujeres con baja densidad ósea u osteoporosis), resume las evidencias científicas de 101 artículos publicados. Fue escrito por el Southern California Evidence-based Practice Center (Centro de Práctica Basada en la Evidencia del Sur de California) en la RAND Corporation en Santa Mónica, California.

Algunas conclusiones:

  • Entre las mujeres posmenopáusicas con osteoporosis, el alendronato, el etidronato, el ibandronato, el risedronato, la calcitonina, la teriparatida (un tipo de PTH) y el raloxifeno reducen los riesgos de fracturas.
  • No existen suficientes evidencias que permitan determinar cómo se compara el ejercicio o la toma de testosterona con los medicamentos en la prevención de fracturas relacionadas con la osteoporosis.
  • La calcitonina, el risedronato y la teriparatida reducen los riesgos de fracturas entre los hombres.
  • En las personas con mayor riesgo de caídas, como aquellos con parálisis parcial o con la enfermedad de Parkinson, los riesgos de fracturas se reducen si son tratadas con alendronato, risedronato o vitamina D.
  • Los riesgos asociados con muchos tratamientos para la osteoporosis suelen ser moderados o pequeños. Aunque se informó sobre úlceras en el esófago en los ensayos de todos los bisfosfonatos, excepto el ácido zoledrónico, estas también se presentaron en pacientes que no estaban tomando esos fármacos.
  • Los pacientes que toman raloxifeno enfrentan mayor riesgo de coágulos de sangre en los pulmones y otras zonas, así como problemas cardíacos leves tales como dolor de pecho o palpitaciones. Un estudio halló que el tamoxifeno (un SERM) aumentaba el riesgo de coágulos de sangre en los pulmones.
  • Raramente, puede producirse un drástico deterioro del maxilar en pacientes con cáncer que están tomando bisfosfonatos por vía endovenosa en grandes dosis.

El informe sobre medicamentos para la osteoporosis es el análisis más reciente del programa Effective Health Care (Atención Médica Eficaz) de la AHRQ. El programa representa un importante esfuerzo federal para la comparación de tratamientos alternativos para enfermedades importantes y la difusión de sus resultados. El programa se propone ayudar a pacientes, médicos, personal de enfermería y otros a elegir los tratamientos más eficaces. Puede encontrarse información sobre el programa, incluso informes completos (en inglés), en http://www.effectivehealthcare.ahrq.gov.

Para más información, comuníquese con AHRQ Public Affairs: (301) 427-1998.


 

The information on this page is archived and provided for reference purposes only.

 

AHRQ Advancing Excellence in Health Care