Skip Navigation U.S. Department of Health and Human Services www.hhs.gov
Agency for Healthcare Research Quality www.ahrq.gov
Archive print banner

Pruebas de ejercicios en estera, electrocardiogramas y la tomografía computarizada no recomendables para examinar pacientes con bajo riesgo de ataques cardiacos

This information is for reference purposes only. It was current when produced and may now be outdated. Archive material is no longer maintained, and some links may not work. Persons with disabilities having difficulty accessing this information should contact us at: https://info.ahrq.gov. Let us know the nature of the problem, the Web address of what you want, and your contact information.

Please go to www.ahrq.gov for current information.

Fecha: Febrero 16, 2004

El Grupo Especial de Servicios Preventivos de los Estados Unidos dio a conocer en el día de hoy que no recomienda el uso de pruebas de ejercicio en esteras, electrocardiogramas en reposo o tomografía computarizada con rayo de electrones para el análisis de enfermedades cardiacas en adultos de bajo riesgo que no presentan síntomas de ese tipo de trastornos. En cuanto a los adultos con mayores riesgos de enfermedades del corazón, el Grupo Especial no encontró evidencias suficientes a favor o en contra de utilizar esas tres pruebas.

Las recomendaciones aparecen en el número correspondiente al 17 de febrero de la publicación Annals of Internal Medicine, y hay más información disponible acerca de esos tres exámenes en el sitio de la AHRQ: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf/uspsacad.htm.

Se estima que 22 millones de estadounidenses, incluyendo cerca de uno de cada 10 hispanos, padecen enfermedades cardiacas, y más de 700,000 fallecen cada año a consecuencia de las mismas. Los trastornos del corazón constituyen la primera causa de muerte de hombres y mujeres, y, según estimados, cuestan más de $350 mil millones anuales en atención médica, días de trabajo perdido y otros gastos relacionados.

Los hombres menores de cincuenta y las mujeres menores de sesenta años que presentan niveles normales de presión arterial y colesterol, que no fuman ni padecen de diabetes, corren poco riesgo de enfermedades cardiacas. Una sencilla calculadora para estimar el riesgo de trastornos del corazón se puede utilizar en el sitio http://hin.nhlbi.nih.gov/atpiii/calculator.asp?usertype=pub.

El Grupo Especial recomienda las pruebas mencionadas para gran parte de los riesgos de enfermedades cardiacas como presión alta, obesidad y altos índices de colesterol. El Grupo Especial descubrió que si bien las pruebas de estera, EKG, y EBCT pueden identificar personas con alto riesgo de trastornos del corazón, hasta la fecha ningún estudio ha examinado el hecho de si usar o no dichos exámenes en los adultos mejora los resultados de salud. Más aún, el Grupo Especial sacó en conclusión que la utilización de dichas tecnologías para detectar enfermedades cardiacas en adultos con bajo riesgo podría causar más daño que beneficio, debido a la frecuencia de de resultados falsamente positivos y falsamente negativos.

Los resultados falsamente positivos, además de provocar tensión psicológica y ansiedad al paciente, conducen a menudo a exámenes invasivos como angiografías coronarias o tratamientos con medicamentos innecesarios. Aunque la angiografía coronaria—prueba en la cual se inserta un catéter por donde se inyecta una solución contrastante—generalmente se considera segura, se pueden presentar complicaciones como hemorragia interna, derrame, infección e incluso la muerte. Por su parte, los resultados falsamente negativos pueden confundir a los pacientes con trastornos cardiacos y resultar en demoras del tratamiento.

El Grupo Especial destacó la evidencia para determinar cómo los resultados de las pruebas pueden cambiar el curso del tratamiento de los pacientes es inadecuada; e hizo patente la preocupación de que daños potenciales como los resultados falsamente positivos, procedimientos invasivos innecesarios y tratamiento excesivo pueden contrarrestar cualquier beneficio que pueda implicar en los pacientes con bajo riesgo.

"Estas recomendaciones pueden ayudar a los clínicos y a sus pacientes a tomar decisiones más informadas acerca del uso de estas pruebas para detectar enfermedades cardiacas, y podrían también servir de guía a empleadores y aseguradoras. Pero lo más importante es que las personas con bajo riesgo pueden monitorear su presión sanguínea, colesterol y peso con su médico, y estar físicamente activos", aseguró el Dr. Ned Calonge, presidente del Grupo Especial, Jefe Médico y Epidemiólogo Estatal del Departamento de Salud Pública y Ambiente de Colorado.

El Grupo Especial, patrocinado por la Agencia para la Investigación y Calidad de los Cuidados de Salud, es el principal panel independiente de expertos del sector privado en prevención y cuidados primarios, y llevan a cabo evaluaciones rigurosas e imparciales de la evidencia científica en una amplia gama de servicios preventivos. Sus recomendaciones se consideran la regla de oro de los servicios clínicos preventivos. El Grupo Especial basó sus conclusiones en un informe presentado por un equipo investigativo liderado por el Dr. Michael Pignone, M.D., M.P.H., Profesor Asistente de Medicina de la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte-Chapel Hill y el Centro Internacional de Evidencias Basadas en la Práctica RTI de la Universidad de Carolina del Norte.

El Grupo Especial evalúa la fuerza de la evidencia en "A" (se recomienda firmemente), "B" (se recomienda), "C" (no hay recomendación a favor ni en contra), "D" (se recomienda en contra), o "I" (insuficiente evidencia para recomendar a favor o en contra de las pruebas). El Grupo Especial recomienda en contra de los exámenes de rutina con electrocardiograma en reposo, pruebas de ejercicio en estera, tomografía computarizada con rayo de electrón para calcio coronario, tanto para detectar la presencia de estenosis coronaria severa, como para la predicción de eventos de enfermedades cardiaco coronarias en adultos en adultos en bajo riesgo de episodios de enfermedades cardiaco coronarias [CHD] (recomendación de "D"). En el caso de los adultos con mayor riesgo de episodios de CHD, el Grupo especial no halló evidencia suficiente para recomendar a favor o en contra de las pruebas de rutina con EKG, examen con estera o escaneo EBCT para calcio coronario, ya sea para detectar la presencia de enfermedades severas de la arteria coronaria, o la predicción de eventos de CHD (recomendación de "I").

Otros resúmenes de recomendaciones de evidencia acerca de tópicos relacionados con enfermedades cardiacas están disponibles en el sitio http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf/uspstopics.htm. Esta información también puede obtenerse mediante AHRQ Publications Clearinghouse llamando al teléfono (800) 358-9295, o enviando un mensaje electrónico a la dirección AHRQPubs@ahrq.hhs.gov. También hay disponibilidad de información clínica en National Guideline Clearinghouse™.

Para más información, comuníquese con AHRQ Public Affairs, (301) 427-1364: Bob Isquith, (301) 427-1539 (RIsquith@ahrq.gov) o Kristie Smith, (301) 427-1246 (KSmith@ahrq.gov).


 

The information on this page is archived and provided for reference purposes only.

 

AHRQ Advancing Excellence in Health Care